proyectos hidroeléctricos

Identifican más de 200 proyectos hidroeléctricos en Bolivia

De un total de 216 emprendimientos considerados, hay 10 que cuentan con un potencial de generación de 1.500 megawatts de energía limpia. Su construcción y desarrollo requerirá inversiones por alrededor de u$s 3.500 millones.

Bolivia cuenta con más de 200 proyectos de generación hidroeléctrica en distintos puntos de su territorio. Así lo precisa un estudio elaborado por la consultora Poyri y financiado por la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo de la OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID, por sus siglas en inglés). De acuerdo con el relevamiento, que fue coordinado por la Dirección de Análisis y Estrategia de Energía de la CAF y recibió el apoyo técnico del Ministerio de Energía de Bolivia, el Comité Nacional de Despacho de Carga (CNDC) y la Empresa Nacional de Electricidad (ENdE), la nación del Altiplano tiene en carpeta exactamente 216 iniciativas en el segmento hidroeléctrico. De ese total, 10 podrían generar cerca de 1.500 megawatts (Mw) de energía a partir de una inversión de aproximadamente u$s 3.500 millones.

A decir del jefe del Departamento de Estudios de Proyectos Hidroeléctricos de la firma Poyri, Alexander Arch, los citados 216 emprendimientos no incluyen los que actualmente se encuentran en construcción y operación. “Tanto por su factibilidad de ejecución como por su relación costo/beneficio, elegimos 10 propuestas capaces de producir entre 100 y 300 Mw cada una. Estos aprovechamientos son los que demandarían menores plazos de construcción e implementación, aparte de suponer menores riesgos sociales y ambientales”, explicó el especialista. El trabajo, destacó, se inició en abril del año pasado. “Durante las dos primeras fases de análisis pudimos identificar 23.170 ríos, conforme a la revisión topográfica, hidrológica y de la red fluvial del país, además de un potencial técnico aprovechable remanente por alrededor de 40 gigawatts (Gw)”, detalló. En ese sentido, Arch resaltó que los 10 proyectos más interesantes corresponden al sector bajo del territorio boliviano. “Dependen de los caudales de las cuencas nacionales de Beni, Mamoré, Tarija y Pilcomayo; y de los ríos Altamachi, Ivirusu, Amaguaya, San Pedro, Chayanta, Tarija, Mapiri, Chimoré, Alto Beni y Pilcomayo”, enumeró.

Prioridad estratégica

Según el vicepresidente corporativo de Infraestructura de la CAF, el brasileño Antonio Pinheiro, ya es hora de que Bolivia promueva la producción a gran escala de fuentes energéticas limpias a partir de la construcción de nuevas plantas hidroeléctricas. “La energía y el desarrollo caminan de la mano. A pesar de que hoy tenemos una multiplicidad de recursos energéticos en la región, la generación hidroeléctrica sigue siendo una de las formas más inteligentes y sustentables para abastecer nuestras necesidades”, aseguró.

En la misma sintonía se manifestó la directora representante de la CAF en Bolivia, Gladis Genua, quien remarcó la importancia de los resultados obtenidos en el estudio de Poyri. “Estos datos será sumamente útiles para que el Ministerio de Energía y la ENDE impulsen la expansión del sector hidroeléctrico”, apuntó.
En su opinión, hace falta un plan estratégico para ampliar la participación de esta fuente en la matriz energética nacional. “Deberán priorizarse los proyectos que permitan abastecer mejor el mercado interno y aportar excedentes que puedan destinarse a la exportación”, completó la directiva.

Respaldo financiero

La CAF es una institución financiera multilateral que procura impulsar el desarrollo sostenible y la integración a nivel regional mediante el respaldo económico a proyectos de los sectores público y privado, la provisión de cooperación técnica y otros servicios especializados.  Constituida en 1970, hoy la entidad está conformada por 19 países de Latinoamérica, el Caribe y Europa, además de 13 organismos bancarios privados. Se trata de una de las principales fuentes de financiamiento multilateral y un importante generador de conocimiento para la región. Su sede principal es la Torre CAF de Caracas, en Venezuela. Adicionalmente, dispone de oficinas en las ciudades de Asunción (Paraguay), Bogotá (Colombia), Brasilia (Brasil), Buenos Aires (Argentina), La Paz (Bolivia), Lima (Perú), México DF (México), Madrid (España), Montevideo (Uruguay), Panamá (Panamá), Puerto España (Trinidad & Tobago) y Quito (Ecuador).